¿Implicará el crecimiento de la Champions la desaparición de LaLiga?

¿Implicará el crecimiento de la Champions la desaparición de LaLiga?

¿Implicará el crecimiento de la Champions la desaparición de LaLiga? 1002 707 World Football Summit

Esta cuestión, por extraña que parezca, tiene cada vez más sentido. Para tratar de responderla debemos saber, en primer lugar, si la Champions League es un competidor de LaLiga.

Las competiciones de fútbol, ya sean ligas nacionales, competiciones internacionales de clubes o competiciones a nivel de selecciones, obtienen la mayor parte de su financiación a través de la venta de sus derechos televisivos en el panorama internacional. En este sentido, resulta obvio que las ligas nacionales más importantes (LaLiga, Premier League, Bundesliga, Serie A o Ligue 1) compiten entre sí. No obstante, algo que no resulta tan obvio, es que éstas también compiten con otras competiciones de fútbol, como la Champions League.

Esta competencia deriva de que los agentes que compran los derechos de las competiciones nacionales para emitirlas en un país concreto, y los agentes que adquieren los derechos de competiciones como la Champions, son, en realidad, los mismos agentes en la mayoría de países. Lo que hace que tengan que distribuir su presupuesto entre todas las competiciones. Por ejemplo, una cadena de deportes china que ha comprado los derechos de la Champions League por una elevadísima cantidad de dinero, tendrá un menor margen económico a la hora de acudir al mercado a comprar los derechos de LaLiga.

Por tanto, podemos afirmar que la Champions League es, efectivamente, un competidor directo de LaLiga.

Así, teniendo en cuenta que en dicha competición continental juegan los mejores equipos de Europa, entre los que se encuentran los mejores equipos de LaLiga, la competición española siempre va a estar en desventaja a la hora de vender su producto.

 

Más dinero para los clubes de la Champions a partir de la 2018/19

A esto hay que añadirle el nuevo reparto de premios de la máxima competición continental de clubes que entrará a partir de 2018. En el que los ingresos de los equipos que participan en dicha competición aumentarán de una manera más que notable. Lo que alterará la competición, desequilibrando la balanza y aumentando la diferencia entre los equipos de la parte alta de la tabla y los demás, haciendo que La Liga pierda valor. Esto sucederá tanto en España como en el resto de ligas europeas.

En palabras de Javier Tebas, presidente de la LaLiga, hace unos días en el World Football Summit:

“La liga de Campeones ha logrado unos ingresos muy superiores a la liga española y cercanos a la Premier League. La Champions se ha convertido en un competidor de LaLiga, que ha firmado contratos con 84 operadores diferentes. El problema es cómo se están repartiendo los ingresos. Porque se está creando una desestructuración de las ligas nacionales. Por ejemplo, en la liga portuguesa en el trienio 2018-21, el Oporto y el Benfica van a tener presupuestos superiores a 250 millones de euros gracias a los ingresos de la Champions. El cuarto, tendrá un presupuesto de 15 millones. Esta diferencia se notará también en la liga. Ya que los equipos que participen en esta competición (refiriéndose a la Champions League) tendrán unos ingresos infinitamente superiores al resto”.

 

Por otro lado, la participación en esta competición implica mayor exposición internacional lo que se traduce en mayores ingresos por patrocinios para sus clubes. Así, el espectacular crecimiento de la máxima competición a nivel de clubes del mundo puede debilitar La Liga. Los equipos que participan son cada vez más poderosos. Mientras se debilitan las competiciones nacionales.

 

¿Hay solución?

Una solución sería un reparto más igualado entre los equipos que participen en la Champions League y los que lo hagan en la UEFA Europa League. Otra posible solución (aunque menos probable) sería que parte de los ingresos de la Champions se entregasen a las ligas nacionales cuyos equipos participen en las competiciones continentales, para que ellas los repartiesen entre sus clubes de un modo más equitativo.

Sea como sea, debe buscarse una solución a corto plazo. Ya que los nuevos repartos de Champions entran en 2018. De otro modo, el formato de competiciones nacionales que conocemos estará condenado al fracaso.

Sobre el Autor:

Carlos Pemán Lahuerta (Zaragoza, 26/12/1993) es abogado especialista en derecho deportivo. Actualmente trabaja en Ramón y Cajal Abogados y escribe con frecuencia en La Jugada Financiera. Estudió Derecho en la Universidad de Zaragoza y los másters de Asesoría Jurídica de Empresas y Acceso a la Abogacía en el IE Law School.