disciplina

El fútbol, mucho más que un deporte
El fútbol, mucho más que un deporte 960 640 World Football Summit 2017

El fútbol hoy en día va mucho más allá de ser un simple deporte. El fútbol profesional ha alcanzado enormes dimensiones y con ello un impacto beneficioso que va más allá de los resultados deportivos y económicos de sus clubes. El fútbol profesional en España es un sector capaz de generar 7.600 millones de euros y 140.000 empleos anuales.

El fútbol también es un espectáculo bien instalado dentro la industria europea del entretenimiento y diversión con todo lo que conlleva en términos económicos, gracias a la televisión, ticketing, patrocinios y marketing.

Tiene gran importancia en la economía en consonancia con su impacto social, mediático e incluso político. Hay que tener en cuenta datos como que a  España vienen cada año aproximadamente seis millones de turistas como actores o espectadores de algún evento deportivo. Es difícil cifrar el impacto directo del fútbol en el PIB en España (en torno al 0,85%,) pero según los datos del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte el sector deportivo representa el 2,5% del PIB.

Como empresas, los clubes aportan a las arcas del Estado de cerca de 3.000 millones de euros a través de aportaciones de IRPF, seguridad social, impuesto de sociedades e impuestos (IVA). Una importante aportación sí, pero no la única.

El éxito no sólo del fútbol español, sino también del deporte español en general, en competiciones internacionales, contribuye de manera muy importante en el desarrollo de la Marca España.

En educación, el fútbol contribuye de manera beneficiosa en el desarrollo de valores y habilidades personales para los niños y adolescentes.

En palabras del seleccionador español, Vicente del Bosque, en la presentación del libro en el que colaboró personalmente, “Prohibido Gritar”, el deporte es una fuente constante de aprendizaje. La disciplina, la constancia, la generosidad, el respeto por las normas, la empatía con los compañeros, el compromiso… son virtudes que se van adhiriendo al ADN del deportista en cada entrenamiento, en cada metro avanzado, en cada balón recuperado o en cada abrazo después de un éxito. El deporte es un juego didáctico.

El deporte es fuente de salud y bienestar. Contribuye de forma importante a la creación de hábitos saludables y mejora la calidad de vida de quien lo practica, el deporte representa un instrumento adecuado para promover una sociedad más inclusiva y para luchar contra la intolerancia, el racismo, la violencia, el consumo de alcohol o el abuso de estupefacientes.

La Copa del Mundo, la Eurocopa, entre otros, se presentan como  fenómenos sociales y no sólo deportivos con los que se quiere buscar un optimismo desaparecido, una diversión y alegría que impulse a la gente. El triunfo de España en la Copa Mundial de Sudáfrica 2010 fue la emisión más vista en la historia de la televisión española. El grito con el gol de Andrés Iniesta fue al unísono: hombres y mujeres, empresarios y parados, amigos y enemigos, abuelos y nietos se unieron todos en una sola voz.

El fútbol se define como un juego pero va más allá, es un motor capaz de generar más ilusión y esperanza que un partido político, capaz de movilizar a más gente que en cualquier concierto, capaz de reunir la fe de la gente que ya no sabe en qué creer.